martes, 10 de febrero de 2009

La Recomendación

Hace algunos meses me encontraba en los pasillos de un centro de convenciones, esperando mi turno para trabajar. En eso, se acerca un mesero para dar inicio a la siguiente conversación…

—Hola
—Hola…
—Oiga, sabe que tengo una molestia en los pies y me duelen porque he caminado mucho. ¿Qué me recomienda?
— Pues que descanse…
— Sí, pero es que, además de eso, como que tengo juanetes y el hueso ya no se ve como debería estar. ¿Qué me recomienda?
— Ah, entonces le recomiendo que vaya con un Médico…
— Pero ya le pregunté a mi familia y ellos me dijeron que metiera los pies en agua con sal, ¿cómo la ve?
— Sí se que mucha gente hace eso, pero la verdad yo nunca lo he hecho y no sé para qué sirve, si es que sirve.
— Entonces, ¿qué me recomienda?
— Que vaya con un Médico.
— Pero aquí ya todos me dijeron lo mismo, que metiera los pies en agua con sal; el agua debe estar caliente.
—No sé… mi madre hacía eso, pero nunca me dijo por qué ni para qué.
— ¿Usted cree que sea bueno?
— No tengo idea.
— Entonces, ¿sí los meto en agua con sal o no?
— Yo digo que vaya con un Médico y le pregunte a él.
— Pero ya los metí en agua caliente con sal y, la verdad, sí me he sentido mejor. Todavía me duelen un poco, pero ya no tanto. Lo que sigue igual es el juanete, y ya se me está haciendo otra bolita. Ya me voy, me están esperando. Entonces, ¿agua con sal?
— También me retiro, ya estoy por empezar. Vaya con un Médico…



Hace dos semanas volví a ver al mesero. La situación de sus pies había empeorado. Me dijo que ya lo había pensado bien y que en el transcurso de la semana iría a consultar a un Médico.

Yo les dejo la pregunta: ¿De qué sirve meter los pies en agua caliente con sal?

7 comentarios:

Pereque dijo...

Ese amigo no quería un consejo, quería confirmar la idea que ya tenía de que iba a mejorar con agua salada, y que sospecho que ya tenía incluso antes de preguntarle a sus parientes.

La realidad tiene sus formas de imponerse, aunque sospecho que esa experiencia no le va a servir para desconfiar aunque sea un poco en la medicina popular.

¡Saludos!

Sidurti dijo...

Para darles un buen sazón.

Antonio dijo...

Tienes demasiada paciencia.

Pero sí, supongo que eso de meter los pies en agua con sal debe servir para relajarse. Con sal, la densidad del agua aumenta y empuja cualquier cuerpo sumergido con una fuerza mayor que la del agua limpia. Jamás lo he hecho, pero supongo que eso ha de proporcionar alguna sensación de bienestar que da la impresión de mejora.

No soy doctor, así que mi opinión es la de un ingeniero civil.

Un Abrazo.

Lord Eggs dijo...

Yo siempre pensé que meter las patas en agua caliente con sal servía para hacer sopa de pata de mula.

esteban lob dijo...

A medida que pasan los años, la sal es más desprestigiada por infinidad de testimonios y posiciones médicas en muchos países.
Pero como factor de alivio junto al agua tibia en nuestros pies, mantiene en alto su valor.
En esto como en todo se trata de "ni tanto...ni tan poco".

Saludos.

TheJab dijo...

Pereque: completamente acertada su apreciación entre líneas. Bueno, no estaba difícil, ¿o sí?

Sidurti: guácala. No como sal.

Antonio: más paciencia le tuve coando me contó lo de su divorcio... pero eso no será expuesto en est blog.
He buscado en Internet y parece que lo del agua con sal funciona para ciertas cosas...

Lord Eggs: guácala, otra vez. Mejor me comería una rana hervida, pero sin sal.

Esteban: muchas cosas pierden terreno mientras las ciencias avanzan.
Si mi situación sigue como va, pronto haré el experimento en mis propios pies, a ver qué ocurre.

Danny Boy dijo...

No se... te podrá ayudar a que no te huelan los pies? pero es buen ejemplo de la medicina alternativa, si alguien cree en eso, no hay forma de sacarlos de esa idea....