miércoles, 28 de enero de 2009

De fantasma a elefante

Engaños del cerebro II

La noche del nueve de Enero, como casi cada noche, leía a mi hijo el cuento correspondiente al nueve de Enero —¡Nah! ¿En serio?—.
Bueno, quiero decir que a cada noche le corresponde un cuento, no que cada noche le leo el cuento del nueve de Enero… en fin, ustedes comprenden.

El caso es que ahora que ya está iniciado en el sutil arte de las letras, el Coco se encarga de leer los títulos, entre otras palabras y frases.

El nueve de Enero —ya lo había mencionado, ¿verdad?— terminamos de leer el cuento y a continuación, el Coco leyó el título del cuento correspondiente al siguiente día (léase 10 de Enero):



Para mi sorpresa, mi hijo leyó:
“Elefantes ma”

El Coco, como ya habrán ustedes notado, simplemente agregó una “e”, cambió una “a” por una “e” y separó la última sílaba…


Le pedí al niño que volviera a leer, esta vez con más cuidado. El resultado fue el mismo.

Vamos, no es tan grave. Menos aún si conocemos las causas del error y sabemos explicarlas…

— Hijo, tu cerebro te está engañando, te está haciendo creer cosas que no son ciertas, te está haciendo ver cosas que no existen. Es muy común, no te preocupes. Un día de éstos te regalo un dragoncito para que entiendas lo que te quiero decir. Aquí no dice ‘elefantes ma’, lee otra vez…
— Ele… el… fan… tas… ma… ¡el fantasma!
— Eso. ¿Por qué habías leído elefantas ma?
— No sé, jijiji.
— Es muy probable que tu cerebro… espérame… ¿cómo te lo explico? Ok, mira: es muy probable que tu cerebro, por alguna razón, esté pensando en un elefante y no esté pensando en un fantasma, o se acuerda más de un elefante que de un fantasma… lo que leíste no es ‘elefante’ pero se parece mucho; por eso cuando tu cerebro vio algunas letras decidió completar lo que no había leído con la palabra ‘elefantes’… ¿me expliqué?
— Sí. Ya tengo sueño…


Esa fue, aproximadamente, mi explicación. Tal vez usted, estimado lector, tenga una mejor.



¿o no?

Hasta la próxima.

9 comentarios:

Lord Eggs dijo...

El problema radica en la habilidad fantasmagórica de los elefantes para esconderse. A las pruebas me remito: ¿ha visto usted alguna vez a un elefante escondido detrás de un poste telefónico? Es por esa misma habilidad para ocultarse. Lo que a mí más me asombra, sin embargo, es que en el cuento que han leído su criatura y usted no aparece un elefante sino un mamut, cuya pelambre semeja, sin duda alguna, a los fideos que componen la manifestación visible del Todopoderoso, Sabroso y Nutritivo Monstruo de Espagueti Volador. Eso añade un alto grado de complejidad al asunto y no hace sino demostrar que las formas que usa para manifestarse el Señor Tallarinesco son muy curiosas.

¡RAmén!

eugenio abraham dijo...

jajaja, sin duda es un caso de: "una imagen vale mas que mil palabras" jeje.

y por cierto, como se llama el libro? se ve muy lindo.

L.Mario dijo...

Estimado profe...
Le envidio la convivencia con su hijo. Realmente me da gusto que un hombre tan íntegro como usted se dedique a compartirnos tan gratas experiencias.

Por otro lado, eso del elefante me trajo a la mente un chistecillo que mi hija Paulina me dijo una vez:

-Papá, ¿Has visto alguna vez un elefante esconderse detrás de una cereza?
- No, mi cielo... nunca... ¿por?
- (risas) ¿Verdad que se esconden muy bien...?

Saludos

esteban lob dijo...

Al leer la explicación dada al Coco, me acordé del inmortal Cantiflas.


Un abrazo.

Kix dijo...

Je... Eso es correcto, los niños de pronto "leen" lo que traen en la cabeza.

Mariana dijo...

mmm... creo que el Coco entendio esa explicacion que le diste taaan bien como si estuviera viendo Calculo Diferencial jajaja.

Incluso a nuestra edad hay ciertas personas que son "practicas", como yo... a mi a veces me gana la "practicidad" y solo leo la mitad de la palabra y mi cerebro la completa con lo primero que se le venga en mente, hay veces que me doy unos sustos jajaja hasta que lo vuelvo a leer y ya tiene sentido.

En el caso del Coco, es normal, pues esta aprendiendo a leer, no te preocupes no todos degeneran en algo como yo jajajaja.

Besos!!

Angie dijo...

le darán un poco de miedo los fantasmas y prefirió cambiar un poco el asunto.. a ver si colaba... no?

Un besote. Angie.

PD: cuando tengas un ratin, me encantaría que te pasaras a leer mi ultimo post (del 30.01.09) que me gustaría contar con tu valorada opinion sobre el asuntillo en cuestion. Gracias. Un beso para toda la familia!

Angie dijo...

a ver si así colaba o a ver si así le se iba el miedo, claro... :)

TheJab dijo...

Lord Eggs: y ¿por qué ese chiste no salió en el BatChat?

Eugenio: esteeee... deja lo reviso y luego te digo.

L.Mario: no me haga sonrojar, que me están viendo, jeje.

Esteban: por acá se usa la palabra "cantinflear" para tal modo de hablar... y está aceptado por la RAE:
cantinflear.
1. intr. Cuba y Méx. Hablar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada.
2. intr. Cuba y Méx. Actuar de la misma manera.

Kix: igual los adultos, ¿no?

Mariana: ¿degenerar? eso habrá que analizarlo...

Angie: el Coco no cree en fantasmas... aunque tampoco cree en la magia, en Santa Claus, en los super héroes y un buen etcétera.