lunes, 26 de marzo de 2012

Amo mi Trabajo

Dice la frase que uno de los secretos de la felicidad consiste no en hacer lo que quieres, sino en querer lo que haces. Que me disculpen quienes estén de acuerdo con lo anterior, pero yo no comparto del todo ese pensamiento.

Cierto que tomar esa actutid ante la vida suena idealista y positivo, pero también encierra algo de conformismo, cuando no de frustración. Verte obligado a querer lo que haces implica sumar otra obligación a la lista, parece hecho para quienes no han descubierto una vocación o para quienes, sabiendo qué quieren, son fracasados y/o incompetentes.

Desde mi perspectiva, hacer lo que quieres es mucho mejor. Difícilmente se encuentra un trabajo exento de dificultades, de tropiezos, de molestias con los compañeros; pero si a ello se añade la genuina satisfacción, la convicción de estar haciendo aquello que te nace, entonces cualquier complicación se minimiza y el gusto por lo que haces se convierte paulatinamente en amor, en un amor fuerte e indestructible.



Compartir y adquirir conocimientos de tópicos varios, ensayar una canción de los Rolling Stones, mostrar a los niños elementos musicales, hablarles de respeto, de generosidad... ver los resultados. Hacer lo que quiero me hace sentir pleno, feliz, ÚTIL; me permite tener un equilibrio como persona y como integrante de la sociedad.

El acervo de conocimientos nutre y prepara, el arte establece vínculos adentro y afuera. Yo amo mi trabajo, y esto es el resultado de aferrarme a hacer lo que quiero.



Hasta la próxima.

3 comentarios:

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Bien por ti Joel,y concuerdo a medias con lo que no compartes, pero yo tengo una visión un poco diferente.

Yo pienso que la famosa "vocación" esta sobrevalorada y que no se necesita ni siquiera querer o gustarte lo que haces para hacerlo bien.

Precisamente porque no siempre puedes escoger tu trabajo, y a veces ni siquiera disfrutarlo, pero si puedes quitarle dramatismo y simplemente hacerlo bien.

Tengo pendiente un post de este tema (ya son como 20).

Un abrazo.

TheJab dijo...

También he pensado que no venimos con una sola vocación. En el post menciono superficialmente los tres trabajos que tengo (algo hay que hacer para que no falte el café) y muy poco tiene que ver el dar asesorías de preparatoria abierta con tocar en un bar. Estoy de acuerdo en que puedes hacer bien un trabajo aunque no te guste, pero ¿a poco no es mejor si te gusta?

esteban lob dijo...

Hola Joel:

Sin duda que el trabajar en algo que nos gusta da un enorme plus, pese a que aun cuando sin tanta pasión tratemos de hacer bien alguna actividad que no nos es tan agradable.

Pero ciertamente no nos saldrá igual sin el básico fuego interior.

Saludos.