viernes, 7 de mayo de 2010

Calderón y Calderón

Pareciera increíble que la misma persona pidiera, primero, que “el cielo y el Dios” que cuida a San Juan Chamula pueda iluminar a los gobernantes para trabajar a favor de los más pobres...
Luego, dijera que "estamos monitoreando con el mayor rigor técnico y científico esta tragedia" (refiriéndose al derrame depetróleo).

¿En qué quedamos, pues, señor presidente?

2 comentarios:

esteban lob dijo...

Hola Joel:

En cualquier caso, se trata de una tragedia que el mundo, tal vez, todavía no calibra en su exacta medida.

Un abrazo.

(El domingo estaremos enfrentados a la luz del mediodía).

Señor Malafacha dijo...

¡Ja ja ja ja! Muy buena observación. Al final no se cumple ninguna, solo son mentiras de Feli-pillo para quedar bien.