martes, 26 de agosto de 2008

Escribiendo III

Como últimamente no me ha dado gana invertir más de cinco minutos en postear (y tampoco a Tiburcia) les dejo aquí el más reciente texto que escribí para Metatextos (qué feo se oyó eso). Ejercicio 20: Leyenda.


CONVERSACIÓN EN EL INFIERNO

- … y tú ¿por qué te suicidaste?

- Me di cuenta de que, si no lo hacía, nunca me reconocerían como el mejor guitarrista del mundo.

- Las multitudes se equivocan con frecuencia; tú no eres mejor que Hendrix.

- Y tú no eres Tom Hanks; apenas un Oscar póstumo, jajajaja…

- Hanks hizo un homosexual, pero nunca al joker.

- Tú tampoco.

- ¿Cómo?

- Ese personaje psicópata que hiciste para Batman… es muy bueno, pero no es el joker.

- ¿Y? Es mil veces mejor que Langdon. Además, de esa interpretación viene toda mi fama y gloria eterna… plácida y confortante fama y gloria eterna. Soy una verdadera leyenda, sin duda.

- Una entre cientos.

- Una en tres cientos, para ser más exactos. Pero apuesto a que disfrutamos más nosotros aquí, que otros en el paraíso. ¿Ves? somos lo mejor de lo peor.

- Yo sí soy el mejor. Tanto, que el “jefe” ya me puso a tocar en su bar privado.

- … y a mí ya me incluyó en una obra de teatro. Por cierto, debo ir al ensayo.

- Un favor: no cantes can´t take my eyes

- Dejaré de cantarla cuando tú dejes de tocar esa mierda de Eruption. ¡Salud!

- ¡Salud!

——– Fin de la conversación ——–

.

.

.
Nota 1: Eddie Van Halen no se ha suicidado en realidad.

Nota 2: sigo completamente seco de ideas. Fue mi esposa quien me sugirió escribir algo acerca de Ledger.

4 comentarios:

Pereque dijo...

Es bueno, simpático, sí...

Definitivamente, en el infierno está toda la gente interesante. A ver si cuando vaya para allá me toque ver en primera fila a cualquiera de mis héroes. :)

¡Saludos!

Christian dijo...

Lo malo del infierno es que también estarán los papas, dalai lamas, patriarcas, etc.

Kix dijo...

:-) Pero bueno, no creo que como tal Ledger sí ha hecho al mejor Joker ever.

V for Vancouver dijo...

Pura gente interesante en el infierno. ¡Hagamos méritos, vayámonos al diablo!