domingo, 14 de noviembre de 2010

Roce Mexicano

En diciembre del 2009 me quedé sin trabajo en la música. Apremiado por otras circunstancias, en marzo de 2010 decidí poner en venta mi escaso equipo musical. Envié correos electrónicos a mis contactos dándoles a conocer la oferta: bajo, amplificador, procesador de efectos y gabinete de bocinas, todo a precio no-muy-económico. Varios de mis conocidos preguntaron por la razón de mi tan extraño proceder; mi respuesta era que necesitaba dinero. No hubo quién se interesara en los productos.

Un buen amigo me llamó:
- Los de "Roce" necesitan bajista. Yo les estoy ayudando, pero no puedo quedarme. ¿Te recomiendo?
- Pues recomiéndame...

Yo sabía de la existencia del grupo desde hacía años, pero no más. Me puse de acuerdo con el tecladista, nos conocimos un miércoles y para el viernes siguiente (19 de marzo) ya estaba trabajando con ellos.

En YouTube se pueden encontrar varios de los temas originales del grupo, en los cuales yo nada he tenido que ver. Hace pocos minutos encontré un video capturado en vivo durante el aniversario de una estación de radio... ahí me vi tocando mi Fender Jazz V Made in México.



Cada viernes y sábado, a partir de las 11 pm, interpretamos covers de rock pop mayormente suave y tranquilo. Cada noche se interpretan también uno o dos temas originales.

Trabajar para Roce Mexicano me ha permitido alimentar a mi familia con algo más que huevos. Y tomar el café soluble que me gusta. Tal vez pronto me alcance para comprar una cafetera, filtros y café deadeveras.

¿Cuánto tiempo más? No lo sé. Cualquier día, la delincuencia puede quitarme hasta los huevos y el café. Mientras -no me queda otra opción-, a trabajar como si todo marchara sobre ruedas.

2 comentarios:

Rene Rivas dijo...

Hola me dio mucho gusto ver este video, es una muestra de que en cd.Juarez hay gente que disfruta su trabajo. "saludos"

Juan Carlos Bujanda Benitez dijo...

Mmmmm, dice Milan Kundera que es cuando uno siente el peso de las calamidades y los problemas cuando realmente se siente uno vivo.

Pero a veces, como lo diria, no quisieramos sentirnos "tan vivos", o al menos no todos los dias.

Espero pronto poder echarnos otra platica de calamidades, creencias y filosofia, se extrana una buena charla con algo de inteligencia en medio.

Al fin y al cabo no todo es Fenders y Kalishnikof.

Un abrazo a los 4.

Al fin y al cabo, no todo