martes, 9 de febrero de 2010

Dijo el Dotor

Los síntomas eran algo singulares: escuchaba tonos agudos cuando eran graves y viceversa, y sonidos de alta intensidad cuando eran débiles y viceversa; al tacto, las cosas suaves le parecían duras -y viceversa-, así como calor cuando hacía frío -y viceversa-; los alimentos dulces le parecían agrios (y viceversa) y una deliciosa comida le era insípida(-y viceversa-).

El diagnóstico: daltonismo... ¡y sinestesia!

... y viceversa.


Hasta la próxima.

5 comentarios:

Antonio dijo...

Escuché algo sobre la sinestesia en uno de los "skeptics guide to the universe" más o menos reciente.

Explicaban que pueden escuchar los colores o ver los olores, entre otras cosas.

Un Abrazo.

Ego dijo...

También se puede experimentar sinestesia con el uso de algunos alucinógenos. Está bien chido... dicen.

Luisz dijo...

Mmmm, algo así pasó en Héroes.

¿O no?

esteban lob dijo...

Eso de ver los olores debe ser muy agradable en el caso de cercanía a una bella chica perfumada, pero no junto a un WC.

Un abrazo.

MNB dijo...

Ja ja ja. Muy bueno.

Sé lo que es la sinestesia, figura literaria.

Joel: quiero saber de ti, de Tiburcia, Coco y Megan.

Besos.